Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Octubre 1998
Título: Milagros de una niña en coma y otras señales del momento

Señales del momento

En Su Mensaje de noviembre de 1977, Maitreya dijo: "Aquellos que buscan señales las encontrarán".
En mayo de 1988, un colaborador de Maitreya declaró en Share International: "Maitreya va a inundar el mundo con tales acontecimientos que la mente nunca los podrá entender".
En Julio de 1992, el Maestro de Benjamin Creme añadió: "Con el tiempo, incluso los medios de comunicación parciales y cínicos encontrarán difícil negar la experiencia de miles de personas de que 'la era de los milagros' no tiene fin." Maitreya espera, mediante estos 'milagros', fortalecer el clima de esperanza y expectación para que Él pueda emerger como Instructor para toda la humanidad.


Milagros de una niña en coma

La niña reposa en silencio en la cama. No puede hablar y apenas moverse. No obstante, cada vez más personas le atribuyen curaciones milagrosas.

Audrey Santo, una niña de 14 años, ha permanecido en coma y dependiendo de un equipo de vida artificial desde que casi se ahogara en la piscina familiar en 1987. Vive con su familia en Worcester, Massachusetts, y pasa sus días en una habitación decorada con figuras de Jesucristo y la Virgen María. Un misterioso aceite de color claro gotea de las estatuas y los cuadros religiosos. Un aroma a rosas se respira en el aire. Al difundirse la historia de Audrey, un creciente número de peregrinos acuden a casa de los Santo. En pequeños grupos, entran en una habitación trasera donde pueden contemplar a la niña a través de una ventana. Los devotos dicen que es una mística y un "alma víctima" – un alma que asume el sufrimiento de aquellos que le piden interceder por Dios, transmitiendo sus súplicas de curación.

Una pareja dijo que fue a través de sus oraciones a Audrey que su hijo nació sin Síndrome de Down, que su médico le había diagnosticado. Otro hombre declaró haberse curado de cáncer rezándole a ella. Una adolescente comentó que sufría un caso intratable de urticaria que desapareció de la noche a la mañana tras haber visto a Audrey; el médico de la adolescente quedó asombrado. Han ocurrido también otros hechos milagrosos: la familia cuenta que en cuatro ocasiones, en las misas celebradas en el hogar de los Santo, apareció sangre en las hostias de comunión. Se dice que Audrey a veces desarrolla estigmas – las heridas del Cristo crucificado – en su cuerpo.

El número de asistentes ha ido aumentando de forma espectacular en la misa anual que se celebra en el aniversario del accidente que provocó el actual estado de Audrey. En 1996 varios cientos de personas acudieron a una iglesia cercana. En 1997 asistieron cerca de 4.000 personas. Este año una multitud de 8.000 personas se congregó en el estadio al aire libre de la facultad de la Santa Cruz, con el fin de rezar por su recuperación. Audrey fue trasladada al campus en una ambulancia y colocada en una pequeña casa con unos ventanales, para que las personas pudieran verla.

La importancia de estos sucesos, según Mary Cornier, portavoz de una iglesia local, es que "lo invisible se ve. Estas son señales de nuestra fe".

(Fuentes: BBC News, RU; San Francisco Chronicle, Worcester Telegram & Gazette, EEUU; South Africa Sunday Times)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que los fenómenos manifestados entorno a Audrey fueron creados por el Maestro que fue la Virgen y por el Maestro Jesús.)




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]